En octubre, me animé a leer poesía.

Desde hace ocho días vengo alimentando en mí un antojo, que comenzó siendo un pensamiento fugaz y echó anclas en mi mar de ideas: quiero leer poesía.

Mi relación con ella es nula, inexistente; porque pos lustros la he considerado subjetiva y sensiblera, despreciándola en aras de más densos lecturas en historia, economía y política.

Aunque estos temas de estudio puedan requerir conocimientos previos para comprenderse, y expongan a veces conceptos abstractos, ¿puede haber algo más profundo que la comprensión de los sentimientos y de la condición humana en au mayor vulnerabilidad?

Aproveché octubre para satisfacer mi antojo en toda su extensión y profundidad. Conocí por esto a Pablo Neruda, y a Jaime Sabines. Las obras del chileno, oscuras, inquietantes, eróticas; y las del mexicano, más amables y sensibles, me llegaron al alma y me incitaron a mantener el rumbo en los mares de la poesía.

Es mi corazón, no mi mente, quien lo pide.

This entry was published on December 5, 2010 at 4:09 pm. It’s filed under Lectura and tagged , , . Bookmark the permalink. Follow any comments here with the RSS feed for this post.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: