Música y literatura

No puede haber mayor verdad que esta imagen. Y no es solamente que, por argucias del cine, las bandas sonoras de las películas recuerden los libros que fueron adaptados a este formato: se trata de la libre asociación que hacen nuestras mentes de una melodía particular con un momento determinado de la vida, y con una lectura.

En mi caso, y debido a mi gusto de leer con música (que no necesariamente es clásica), he sido objeto de esta asociación desde que era pequeña; por lo que, al oír los primeros compases de la melodía, inmediatamente se me vienen a la memoria imágenes o apartes de los libros que he leído.

A continuación están algunos de los recuerdos más vívidos que me producen algunas canciones. No necesariamente pueden tener que ver con el tema del libro (de hecho, creo que muchas de ellas son discordantes con respecto al libro) puesto que podría haberlas escuchado mientras leía en un lugar público, o simplemente algún pasaje de la obra me las recordó, pues este fenómeno es de doble vía.

Que me quedes tú (Shakira).

Cuando Shakira estaba promocionando su álbum Laundry Service, por allá en 2001, yo estaba comprando La Hora de las Brujas, de Ann Rice. Ambas compras fueron simultáneas, por lo que comencé a leer la historia de la Familia Mayfair y su espíritu ancestral escuchando el disco; y algo se me quedó.

Is anybody out there? (Knaan ft. Nelly furtado)

Esta canción, de reciente salida al mercado, es asimismo el recuerdo de cierta trilogía también de muy reciente salida al mercado: Cincuenta sombras de Grey. La asociación proviene no sólo de haber leído los libros mientras escuché la canción; sino porque la letra de la misma me recordó la descripción que hizo el propio Grey de su vida desde el momento en que nació hasta cuando fue “tomado” como sumiso por la señora Robinson.

Patrulla Cosaca. Andre Rieu

Una de las más vívidas asociaciones que hago, y que es al mismo tiempo la más antigua. Creo que a este fenónemo contribuye el hecho de que estuviera precisamente escuchando la Patrulla Cosaca -aunque no esta versión sino la de André Rieu que no pude encontrar- cuando los Nazgûl perseguían a Frodo y compañía hasta llegar a la posada donde se reunirían con Aragorn: el Poney Pisados; que es atacada por dichos espíritus esa misma noche.

Como las anteriores, tengo más asociaciones. Sin embargo, hay algunas que ya se han adormecido, tal vez por haber dejado de oír las melodías, ya que se requiere de cierta exposición al ritmo para recordar. No obstante, las que permanecen son lo suficientemente fuertes como para recordarme que la música y la lectura son uno de los grandes placeres de la vida.

This entry was published on January 15, 2013 at 4:58 pm. It’s filed under Lectura and tagged , . Bookmark the permalink. Follow any comments here with the RSS feed for this post.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: