Un día brutal

Hotel House 57; Jerusalén, Israel

El día de hoy fue un día de furia…hacia los pies. Está bien, comenzamos a las 11 a.m…pero entramos a nuestra habitación de hotel a las 11 p.m. de acuerdo con mi reloj. Tras un tardío desayuno y una preparación de manos de Nir, el administrador del hotel (quien nos recordó que los tiempos en que venimos no son precisamente propicios, ya que el 90% de sus reservas habían sido canceladas) salimos a las 11 a.m. hacia el tranvía.
Éste hace un recorrido de línea recta desde los barrios más residenciales -entre los que se contaba l de nuestro hotel, situado convenientemente cerca de la estación Ammunition Hill- hacia las partes céntricas de la ciudad: Puerta de Damasco, Mercado de Jaffa y Estación de buses, entre otras. Cómodo aunque algo básico, ya que hasta hace muy poco el transporte público se limitaba a los buses urbanos.
Entramos en la ciudad vieja por la Puerta de Damasco, que da hacia el barrio Latino y el Barrio Armenio. Ambos barrios forman parte de los cuatro barrios en los que está dividida la Jerusalén antigua: Latino (católicos), armenios, árabes (el más grande) y judío (el más nuevo, ya que se reconstruyó después de la ocupación jordana a la ciudad en los años
cuarenta), de acuerdo con nuestro guía.
Aunque la tía no estaba muy convencida, tomamos uno de los tour gratuitos que hay en la ciudad; al menos para saber dónde estábamos parados. El guía, un amable estudiante de Arqueología, nos llevó a través de los recovecos de la ciudad antigua hacia los grandes lugares y hacia otros menos conocidos pero sorprendentes, que realmente expresan la magnitud del paso del tiempo por esta ciudad.
Jerusalén ha sido arrasada mil veces y reconstruida otras tantas. Aquella parte que llamamos pomposamente “Ciudad Antigua” y que no es otra cosa que una ciudad  medieval, se encuentra realmente, ocho metros por encima de la Jerusalén de la época de  Cristo; la verdaderamente antigua, que fue encontrada por casualidad gracias a la ocupación jordana de la ciudad, que arrasó el Barrio Judío desvelando las ruinas de un  Cardo -avenida columnada romana- pertenecientes a Aelia Capitolina, una de las muchas encarnaciones, si es posible llamarlas así, de Jerusalén.
En la actualidad, es posible descender los ocho metros desde la Ciudad Antigua nueva, y llegar a las ruinas de este cardo para ver de cerca a la Jerusalén que uno se imagina cuando oye hablar de Jesús, o incluso de las Cruzadas.
El tour nos llevó por los cuatro barrios de los que se compone la ciudad antigua, y nos dejó cerca de donde lo habíamos tomado, en el Museo Torre de David. Conocimos el Museo, y volvimos a caminar la ciudad antigua para detenernos sobre los puntos a conocer. El tour fue realmente útil para ayudarnos a orientar en el laberinto de calles y callejones de la ciudad antigua; sobre todo de los barrios Latino y Judío.
Estuvimos con más calma en el Santo Sepulcro, donde coincidimos con un grupo colorido de cristianos abisinios. Pudimos apreciar su Cristo Pantócrator, las Columnas del Gólgota y el Altar de la Crucifixión. Valga decir que en esta iglesia conviven tres iglesias de las que componen la religión cristiana; y que son los Franciscanos los custodios de Tierra Santa y representantes del Catolicismo designados por el Papa desde los mismos tiempos del Pobrecito de Asís.
En esta Iglesia -cuya entrada no parece entrada, de lo sencilla que es; debido a otra destrucción de la ciudad- comparten espacios sagrados los Cristianos Ortodoxos Armenios, los Cristianos Ortodoxos Griegos y los Franciscanos. De toda la iglesia, son su suntuosidad oriental, la parte que más linda encontré fue la humilde capilla de los Franciscanos, donde austeras paredes blancas servían como fondo a escenas del viacrucis hechas con hierro forjado, obra de un hermano ya fallecido.
Caminamos por el mercado siguiendo la Vía Dolorosa, el trazado de la calle que recrea el trayecto recorrido por Jesús con la cruz a cuestas; y cuyo silencio fue una viva oposición
a los demás mercados y medinas que habíamos conocido hasta el momento. Si Jerusalén es uno de los lugares donde uno puede normalmente tomarle el pulso a la Humanidad, esta vez no fue posible por falta de pulsaciones.
Llegamos al mal llamado Muro de los Lamentos. Éste debe ser llamado, en realidad, Muro
Occidental; ya que corresponde al muro occidental que soportaba la explanada del Templo de Salomón en época de Jesús, y que fue lo único que quedó del mismo después de la rebelión judía. Se le llama Muro de los Lamentos por la gráfica descripción de los judíos que van allá a lamentarse por la destrucción del Templo por parte de los romanos. Sin duda, si el Templo sobreviviera a nuestros días, sería otro monumento sobrecogedor como la catedral del Selçuk.
Para sorpresa nuestra, el Muro está abierto las 24 horas del día, por lo que decidimos entrar  y conocerlo. Nos encontramos otro paseo bugueño: había una sección para los hombres y otra, un poco más pequeña, para las mujeres. Está prohibido aproximarse al Muro con la cabeza descubierta, por lo que Pipe debió conseguir una kippá, y salir a conocer el Muro él solo.
Al cabo de un rato nos encontramos y fuimos al Museo Torre de David a conocer su espectáculo de luz y sonido. Es lindo, pero la verdad, no sorprende y, en medio de la situación en Gaza, aquella oración final de “recen por la paz de Jerusalén” nos dejó bastante escépticos.
Con un sabor agridulce nos fuimos hacia la Puerta de Damasco a esperar el tranvía que nos llevara de regreso al hotel.
This entry was published on August 24, 2014 at 12:19 pm. It’s filed under Diario de Viaje, Viaje and tagged , , , , , , , , . Bookmark the permalink. Follow any comments here with the RSS feed for this post.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: