Custodios del Secreto; o por qué tiene éxito siempre la misma receta.

Comenzamos bien. El título nos indica a qué nos encaminamos: es una novela de aventuras, con énfasis en la resolución de un misterio…que será resuelto (para alivio del lector curioso) pero que no necesariamente verá la luz…para alivio de la Humanidad.

Si analizamos, la receta es casi la misma que la utilizada por Dan Brown con sus libros El Código Da Vinci y Ángeles y Demonios; y toca las mismas fibras en el lector: asesinatos, encontrados en lugares emblemáticos de una ciudad; una secta poderosa con tentáculos en todo el mundo; espías de muy, muy muuuuy alto nivel; El Vaticano y sus archivos secretos (¿cuándo no?); tesoros y artefactos antiguos entre los que se encuentra un documento que no puede ver la luz del sol; varios coleguis que se lían entre todos… y entre todos terminan resolviendo el misterio; viajes de un lado a otro del mundo; uno de los coleguis, que termina siendo un personaje mucho más importante de lo que se pensaba; explosiones, aviones y helicópteros; y un misterio histórico ligado al documento ya mencionado, cuya revelación causaría cambios fundamentales en el desarrollo de las sociedades humanas.

¿Por qué atrapa entonces, si se supone que esta fórmula está más que trillada? Por su narrativa: como buen libro de aventuras, es ágil; amena y permite que el lector saque sus propias conclusiones, vaya tejiendo historias paralelas y casi aporte a desentrañar el misterio. Por su trato de los personajes: la autora los humaniza a través de sus descripciones y de flashbacks que fomentan una conexión muy pronta con ellos; al conocer más de sus vidas y de cómo éstas giraron para llevarlos finalmente hasta donde estaban en el momento del libro.

Por la descripción de los lugares que visitan los personajes. María Correa hace unas descripciones detalladas y agradables de lugares emblemáticos de Argentina y de Europa; y en su narrativa nos lleva desde Nueva York hasta Minsk (sin exagerar); mientras contrapuntea en su trama momentos de mucha acción con reflexiones, flashbacks e intrigas propias de las tramas de espionajes que hace que leer este libro (último en una trilogía) sin leer los dos previos, como hice, no genere desorientación.

Por último, por el misterio. Los humanos somos seres sociales y seres curiosos: tendemos a creer que hay algo más allá de lo que vemos; y que generalmente nos esconden algo. Una trama literaria que nos permita deducir y sacar conclusiones, por regla general, nos fascina; y así ha sido con esta lectura. Una lectura de descanso, con una trama muy humana y que atrapa al lector es lo que nos ofrece este libro, como cierre de la trilogía en cuyo marco fue escrita.

This entry was published on February 19, 2018 at 9:00 am and is filed under Lectura. Bookmark the permalink. Follow any comments here with the RSS feed for this post.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s

%d bloggers like this: