Una casa en Amargura

retojulio2

Hoy en día, tendemos a creer que nuestro mundo es pequeño e interconectado. La historia de Misterio del Cobre Monserrat Barthélemy, contenida en este libro, nos prueba justo lo contrario: el mundo ha sido pequeño y unido, a pesar de nosotros mismos, desde antes de que aprendiéramos a contar historias.

La narración principal aquí corre bajo la cuenta de Dulce Elena Prieto y Lamas, una criolla de la alta sociedad habanera. En ella, cuenta la historia de su vida personal y la vida política en la Habana previa a la independencia de España. Pero otra narración toma a tiempos el relevo. Es la narración hecha por Misterio; empleada de la familia y madre sustituta para Dulce, huérfana de madre, a quien crió para que fuera “una damita”.

Con una cadencia muy antillana, en la que sentía como si oyera a las mujeres en la playa o escuchara el acento del Chocó, Misterio va desvelando una vida llena de nombres, de secretos y de sorpresas; una vida llena de giros que, finalmente, pararon en La Habana. Por eso, al final de su memoria, Misterio pide a Dulce, a Venancio Xing y a Ulises Horacio, sus amigos habaneros, que la ayuden a encontrar a dos desconocidos a medio mundo de distancia.

Sin importar si los amigos logran su cometido (que sería un mega spoiler que no voy a contar), la historia de Misterio y Dulce es un retrato realista de La Habana y la Cuba del Siglo XIX. Todavía colonias españolas, Cuba y Puerto Rico son llamadas “la España tropical”; donde tiene lugar una especie de régimen de transición entre la esclavitud y la libertad de los esclavos.

Una narración llena de detalles de la vida diaria de la isla. De menciones a la fastuosa aristocracia isleña; al nacimiento de la República; al modo de vida de los ingenios azucareros en la época; la inmigración a Cuba y, sobre todo, la emancipación de los esclavos y las relaciones sociales entre éstos y sus amos en la ciudad y el campo. Todo esto se une para conformar el tapiz de la Calle de Amargura; donde transcurre la vida de familia de Dulce y Misterio.

La narración va uniendo puntos muy distantes; en el globo terráqueo y en el tiempo. Honestamente, los sentí tan distantes al inicio de la obra que creí, al leerlos, que se fueran eventualmente a unir. Pero Elisa Vásquez de Gey lo logra; y lo logra con maestría: une los puntos, termina las historias; y deja abierta una ventana al futuro.

This entry was published on August 6, 2018 at 9:00 am. It’s filed under Lectura and tagged , . Bookmark the permalink. Follow any comments here with the RSS feed for this post.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: