Bloqueos de oficina

Cada mes me pasa lo mismo; con sutiles variaciones en cada uno de los episodios. Siempre comienza con la revisión de un extracto; sigue con una queja de no entender y termina con una declaración de que esa revisión “me está enloqueciendo”.  He optado por permanecer lo más silenciosa posible en estos episodios; lo que infortunadamente es difícil, ya que la mayoría de las preguntas suelen dirigirse a mí.

Más allá de la molesta victimización que significa para mí escuchar esas palabras (a mi modo de ver, un reconocimiento tácito de incapacidad de llevar a cabo una tarea, y además de negarse a buscar recursos o a aprender de forma independiente), yo procuro preguntar y contra preguntar. De este modo, aspiro a que puedan llegar a una conclusión que no implique que yo dé la información; porque así no se aprende.

Y quiero ser clara en algo: yo no me las sé todas. De hecho, tiendo a creer que, como Jon Snow, no sé nada. O muy poco. Pero sí procuro observar, preguntar, averiguar y ser muy curiosa con mi trabajo. Porque preguntar y consultar uno mismo (sin esperar que haya nadie más) es la mejor manera de aprender algo cuyas lecciones queremos interiorizar a largo plazo.

Me siento y analizo muy bien mi trabajo. Me pregunto por los ángulos, las consecuencias y las analogías que hay en el mismo o que podría usar para otros aspectos que pueden o no estar relacionados. Siempre me pregunto ¿qué quiere decir esto? ¿Para qué es esto? ¿Cómo podría reemplazar esto otro? ¿Se le podría dar un uso adicional a lo de más allá?…creo que ya entienden.

Es una forma de ser proactivo. Bloquearse y enojarse por ese bloqueo es algo completamente reactivo; y es desconocer que el bloqueo es una situación muy común en la vida de oficina. La razón principal por la que estamos todos aquí, halando para el mismo lado, es porque queremos proveer soluciones a problemas. Ese es el valor agregado de nuestro trabajo.

Curiosidad

This entry was published on August 10, 2018 at 9:00 am and is filed under Reflexiones Financieras, Vida oficinera. Bookmark the permalink. Follow any comments here with the RSS feed for this post.

7 thoughts on “Bloqueos de oficina

  1. Muy interesante reflexión, ciertamente pienso que como trabajador, de cualquier oficio, uno ha de estar aprendiendo constantemente y adaptarse tanto a las situaciones que al principio de la vida laboral tal vez no fueran los puntos fuertes del trabajador, y también a los avances tecnológicos y sociales. Saludos y nuevamente una entrada muy interesante de la que aprender muchas cosas!

  2. Te la sacaron 😉

    • No, tía. No es eso; sino que creo que esa es una forma poco constructiva de acercarse al trabajo. Hay mejores formas de aprender en el trabajo; y personalmente siempre he creído que mis jefes (todos ellos) a lo largo del tiempo me han “pagado por aprender” 🙂 y que soy muy afortunada.

  3. creo yo que todo el texto que creo se explica con la ultima frase dicha y bien dicha de Einstein .

  4. disculpe si mande un comentario un poco burdo, pero el tratar de comprende el porque de su texto solo encontre como explicativa la frase que puso usted, tiene un sentido preciso de lo que busca y trata de plasmar en el papel.

    • No se preocupe por su comentario. Si no quisiera saber qué piensa la gente de lo que escribo, estarían deshabilitados. Si tiene alguna duda sobre el sentido de mi texto, por favor no deje de preguntarme o escribirme.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: