Trampas de miel

Cada oficina tiene uno; sea un empleado, un contratista, un cliente o un visitante regular. Usted ya sabe quién es; y, si es usted, también lo sabe (y no le importa). Se trata del lagarto.

No sé cómo le dirán en otras latitudes a este ejemplar de la fauna colombiana, también conocido como lambón; pero se las describo. Se pueden identificar porque se dirigen de manera confianzuda a las personas que detentan algo de autoridad en la oficina; porque ponen apodos cariñosis a otros colegas; o se manifiestan con regalos que (a mi modo de ver) pueden ser excesivos para una relación laboral. Esto, sólo para mencionar las formas principales en que pretenden expandir su trampa de miel.

Se venden como personas cariñosas, serviciales y amables. Y, sobre todo, confiables. Reclamos atractivos en un mundo que conocemos precisamente por su competencia. El problema radica en que son el tipo de competencia más desleal; porque abusan de la confianza de personas tan correctas, que no comprenden la existencia del doblez. Suelen reconocerse, también, porque van dejando a su paso cadáveres, cuyo hedor se mezcla con el del dulce.

Personalmente, procuro mantenerlos a leguas porque sé que son gente en la que no se puede confiar. Si debo relacionarme con personas como ellos, busco siempre preguntarme el por qué y el para qué de las solicitudes o comentarios que hagan, que no estén estrictamente relacionadas con lo laboral.

Me dice el sentido común que detrás de todo el azúcar siempre hay alguna garra, algún puñal o alguna intriga que desmantelar pues, desgraciadamente, hay personas que dejan las oficinas como campos minados de miel.

Y qué pereza; mejor, que de una vez sepan que por aquí no pasan. Ni mi páncreas ni mi cerebro soportan el azúcar ni las mangualas de oficina.

This entry was published on September 28, 2018 at 9:00 am and is filed under Vida oficinera. Bookmark the permalink. Follow any comments here with the RSS feed for this post.

One thought on “Trampas de miel

  1. A cualquiera pisan con tal de conseguir lo que quieren, especialmente los proveedores y aquellos que quieren ascender a todas costa 😦

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: