Visitando a John Harvard

Octubre 22

Boston, MA

 

Perdón, perdón por el desorden; pero el día de hoy no continuamos con nuestra querida FreedomTrail, y en su lugar fuimos más bien a Harvard. La universidad, que está conectada a la línea roja del metro y cuenta con una estación propia, es uno de los hitos de la ciudad; tanto a nivel académico como a nivel turístico.

Por eso, ofrece un tour de su campus guiado por estudiantes. Éste es gratuito, dura dos horas; y al final de éste quedamos en libertad de deambular por el campus (que está abierto en el día) y de conocer algunos de sus museos.

Así que llegamos a eso de las 10.30 a.m. muy descansados, a reservar nuestro cupo en el Centro de Visitantes. Tuvimos que esperar al tour de las 12.00, pues ya los cupos del anterior estaban completos. Esperamos tomando café allá mismo; y cuando fue la hora, seguimos a nuestra guía (una estudiante de Nueva York) hacia el campus.

Entramos por Harvard Yard, la zona verde principal de la Universidad; donde está el edificio administrativo y la estatua de John Harvard a la que todos los que quieren algún día estudiar allá le soban los pies. El Viejo me preguntó si quería hacerlo; y yo le respondí que eso era una superstición y que, zapatos o no zapatos, quien entra ahí lo hace por méritos. “Además” le completé, con toda la tranquilidad del caso “Si quieren entrar, y encima necesitan ayuda financiera, no hay que acariciarle los pies a John Harvard. Tienen es que m*m*r$3lo a John Harvard”

IMG_20181022_125329475_HDR

El Viejo paró y se quedó mirándome, de una pieza. Casi podía verlo decidiendo entre reírse o asustarse. Se rindió, y cedió a las carcajadas al ver que su hija podía decir semejante guachada sin sonrojarse ni mover un músculo.

A lo largo del recorrido, pasamos por las residencias de la universidad, el bloque de administración, la biblioteca (abierta 24/7, para quien necesite una estudiadita de última hora), la iglesia en conmemoración de los graduados muertos en combate en la I Guerra Mundial y el bloque de ciencias.

Al final, llegamos a Memorial Hall, el sitio más hermoso de todo el complejo. Es ahí donde tienen lugar las graduaciones e intervenciones más importantes de la Universidad; pero a mí me dio la sensación de estar en Hogwarts:

 

De ahí, nos fuimos al Museo de Historia Natural, que tiene muy buena fama. Es un museo pequeño; pero con una asombrosa colección de minerales; que está interconectado con el museo etnográfico. También es pequeño, pero tiene muy buenas piezas de expediciones sociológicas y arqueológicas patrocinadas por la Universidad al África; así como a Centro y Sur América.

Pasamos la tarde en los museos y caminando por el campus de la Universidad, que es inmenso. De ahí, nos fuimos a comer en un restaurante mexicano llamado QDOBA, muy similar a Chiopotle; y nos devolvimos al apartamento.

This entry was published on November 18, 2018 at 9:00 am. It’s filed under Diario de Viaje, Viaje and tagged , , . Bookmark the permalink. Follow any comments here with the RSS feed for this post.

3 thoughts on “Visitando a John Harvard

  1. Por supuesto que no estudiarás en Harvard 😮

  2. eso de los pies estuvo de chiste.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: