De las amistades…

Trabajo en una oficina que puede ser un poco como una corte; ya que, al tratar temas de familia, hay presencia de amigos y familiares lejanos. Amigos y familiares que piden favores; o que pueden ser, incluso, un poquito caraduras. Y hay que ser extra cuidadoso con eso.

Ya me ha pasado, que he tenido que hablar con mis jefes con respecto a algunos amigos que convierten en proveedores (o viceversa) y que suelen ser los más abusan de su confianza. Y también de otras personas. ¿Cómo manejar estas situaciones?

Lo primero, y más importante; es que siempre busco que la comunicación con mis jefes sea fluida y muy directa. Siempre nos mantenemos en la misma página. Si alguna propuesta que hacen no es de mi gusto, se los digo abiertamente. Si tengo alguna reserva, la comparto y además comparto qué cosas dieron lugar a la misma.

Esto viene siendo el segundo punto: nunca expresar opiniones. Lo ideal, en estos casos, es presentar pruebas y soportes; ya que quienes trabajamos en la oficina representamos el mundo objetivo, de negocios. Los amigos, de otro lado, representan el mundo de los sentimientos. Y los dos sabemos que no es buena cosa mezclarlas de forma

El tercer punto, unión del primero y el segundo, es buscar siempre constituir un frente unido con mis jefes. A partir de las conversaciones que tenemos, tomamos una decisión común y la implementamos de cara a ese proveedor.

Y el cuarto punto, el más importante: los amigos de los jefes siempre serán los amigos de los jefes. No importa si hay diferencias en administración; una amistad es una amistad. Especialmente en una cultura como la latinoamericana, que apoya tanto unidades familiares y sociales, como son las redes de amigos.

Por eso, no pelee con ellos. No sea grosero; no se abra en pelea por más indignado que se sienta. No pierda la clase. Muestre respetuosamente su desacuerdo y, si es del caso, pida a su jefe que explique a su amigo que el contacto y la persona facultada para temas de negocios es usted; y que el tema del cariño va por otro lado; porque negocios son negocios.

This entry was published on February 1, 2019 at 9:00 am and is filed under Reflexiones Financieras, Vida oficinera. Bookmark the permalink. Follow any comments here with the RSS feed for this post.

2 thoughts on “De las amistades…

  1. Muy cierto Doña Pruda 🙂

  2. ciertamenta las relaciones humanas y laborales son muy complejas , combinadas en forma no adecuada son una bomba de tiempo, aunque parace que todos sabemos que no debemos cruzar el limite, ciertamente es cruzado, la resulucion al que le corresponde no le resulta tan facil. y bueno asi son estos casos . saludos

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: