Arqueología corporativa y manuales de cohete

He estado trabajando en dos proyectos con mi jefe últimamente. Ambos tratan, casualmente, de temas históricos  de la oficina. El primero, era buscar una información financiera histórica y contrastarla con los registros bancarios. El segundo, fue crear un cuadro de control para los flujos de caja; el cual construí desde 2016 hasta la fecha. “Un manual para lanzar cohetes”, como me dijo uno de nuestros asesores al verlo.

Eso es lo que yo llamo Arqueología Corporativa. Porque, en negocios, más de dos años es historia patria. Y mantener un registro y un seguimiento por más de tres, una proeza. He visto a personas sumamente dotadas para los negocios tener física memoria de pollo a la hora de recordar temas, eventos, pendientes e incluso transacciones importantes. No es mal de algunos; es problema del Gremio.

Lo que pasa, es que somos personas que tratan con muchos temas complejos en el día. Muchas veces, gestiones que pueden tomar meses o años; y a veces los detalles se vuelven borrosos. Por eso es que no los culpo por la falta de memoria histórica; o por las fechas borrosas: he descubierto que la adultez significa que el tiempo cada vez se va haciendo más borroso; los años se apilan, y esos mojones de tiempo que significan los acontecimientos importantes o las fechas especiales comienzan a confundirse.

Es ahí donde los famosos cuadros o actas comienzan a tomar una importancia capital. Son, para nosotros, casi equivalentes a los Papiros del Ramesseum en su importancia histórica; ya que, muchas veces, no necesitamos tanto recordar el qué, sino comprender el porqué. Eso nos ayuda a diseñar y a comprender mejor nuestro contexto actual.

This entry was published on March 1, 2019 at 9:00 am and is filed under Reflexiones Financieras, Vida oficinera. Bookmark the permalink. Follow any comments here with the RSS feed for this post.

One thought on “Arqueología corporativa y manuales de cohete

  1. Ja, ja, ja y no solo ocurre en la oficina, en las cosas personales si que pasa, pues no solemos hacer actas de nuestras cositas. Como decía alguien, “Si no tienes memoria, hazte una de papel”, hoy en día ya no es de papel, se hace una con un disco duro externo, eso sí, cuando nos acordamos de ir salvando periódicamente 🙂

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: