Cara de financieros

Ayer tuve *un día de aquellos*; y bien que se me debía reflejar porque, al encontrarme con mi vecina en el ascensor por la noche, su único comentario fue:

“Sector financiero, ¿cierto?”

Lo cierto es que llegaba con migraña y muy cansada. En una jornada, había tenido que investigar una brecha de seguridad en los correos electrónicos, había asistido a una Asamblea, preparado los soportes contables, hecho pagos a proveedores, hablado con el Revisor y con los abogados; y revisado que hubiera quedado bien hecha una adecuación en el ingreso a la oficina.

“Muy cierto” dije, “estas nuevas leyes nos han dado un buen quehacer” y sonreí.

Dios, pensé para mis adentros, no puede ser que ya esté cogiendo cara.

Y es cierto. Los de mi gremio tienen cara. Suelen distinguirse por sus ojeras, su palidez (en algunos casos) que llega a ser cerúlea; o su cara traspillada de ojos hundidos al final del día. Y, por supuesto, es perfectamente posible lucir todos los escenarios anteriores juntos.

Recuerdo alguna vez haberme encontrado en el ascensor con otro vecino (este sí, perteneciente al Gremio) una vez que hubo un movimiento súbito en la Bolsa que atacó la rentabilidad de los bonos nacionales y la tasa de cambio.

Nos vimos mutuamente las caras, asentimos, sonreímos y nos dimos ánimo con un gesto de la cabeza para seguir. Para intentar y persistir.

Porque, de alguna manera, eso es lo que evidencia la Cara: que este es un gremio de gente persistente. De gente que busca hasta varias maneras de resolver un problema y explora con ahínco las soluciones que encuentra, para cubrir la mayor cantidad de eventualidades posibles. De gente que no le teme a una jornada intensa de trabajo, si al final del día ésta conduce a la satisfacción de haber contribuido a resolver un problema o ayuda a plantar las semillas de una estrategia apasionante.

Y, aunque considero que quienes ya se obsesionan tienen un problema (y para eso hay que saber pedir ayuda) individual y cultural, esta cara nace de la pasión que sentimos por lo que hacemos. Porque de todas las cosas, este es un gremio de apasionados.

This entry was published on April 5, 2019 at 9:00 am and is filed under Reflexiones Financieras, Vida oficinera. Bookmark the permalink. Follow any comments here with the RSS feed for this post.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: