Volver a casa es complicado

Canto XIII

¡Por fin! Ulises ha terminado de contar sus aventuras a Alcínoo y su corte; y el rey, conmovido y asombrado, lo ha llenado de regalos…¡y puede volver a su casa! Ni corto ni perezoso, Ulises regresa a su palacio, donde lo esperan Penélope y Telémaco.

Es el mismo rey quien pone los regalos en la nave que lleva a Ulises de regreso a Ítaca. Pero Ulises está impaciente. Impaciente y cansado: quiere volver a casa; es que son 20 años por fuera, y él ya no es un hombre joven. Agradece a Alcínoo los regalos, le desea toda la prosperidad posible a él y a su pueblo, y no deja de pedir que se vayan -con cierta impaciencia- después de cenar; porque mientras más rápido partan más rápido llegan.

Los feacios lo dejan en el puerto. Pagarán cara su osadía al llevar a Ulises: los dioses van a hacer que se estrelle su nave contra un escollo con forma de buque y ocultándoles su ciudad tras un monte. Los marineros hacen sacrificios a los dioses en la cubierta de su barco, pero no volvemos a saber de ellos…

Ya Homero se enfoca en Ulises. Él llega cansado y se duerme. Al despertar, no sabe que está, efectivamente, en casa. Atenea se disfraza de pastor, para facilitarle la adaptación, y le cuenta dónde está.

Ulises, endurecido por los tormentos, prefiere no revelar quién es; sino ir interrogando al “pastor” a ver dónde está. Atenea le confirma todo y le recuerda los puntos de referencia del puerto; y el héroe se encuentra, de repente, en casa.

Asimismo, le dice que ella no podía pelear abiertamente con Poseidón; pero que por eso, le había ayudado a lo largo de su periplo: porque ella lo apreciaba.

Asimismo, le ayuda también a protegerse de los pretendientes (que muy seguro van a querer matarlo) disfrazándolo de anciano y escondiendo las riquezas que trajo de Feacia. Ambos piensan cuál sería el mejor método para matar a los pretendientes; y Atenea le recomienda ir a buscar al pastor de los cerdos, que es un hombre leal. Mientras tanto, ella iría a Lacedemonia a traer a Telémaco a casa.

This entry was published on December 12, 2019 at 9:00 am. It’s filed under Lectura and tagged , . Bookmark the permalink. Follow any comments here with the RSS feed for this post.

2 thoughts on “Volver a casa es complicado

  1. La verdad es que ahora tengo ganas de leer “La Odisea”, recuerdo haber visto la película cuando estaba en el instituto, y pensar que aquellos griegos era muy aburridos, realmente estaba equivocado…
    Saludos y gran entrada!

    • Muchas gracias!! La verdad, yo también tenía un recuerdo más bien regular de las obras clásicas (Efecto Instituto, podría escribir de eso -ya ves) debido, precisamente, al colegio: entre los profesores (que presentan todo como si fuera el summum de la cultura), la obligación de leer y el poco ambiente que había en torno a leer lo clásico, no quedé con un buen sabor. Pero haberlas dosificado de esta forma ayudó bastante, la verdad 🙂 Recomendadísimo leerlos así!!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: