San Valentín corporativo

¡Buenas, buenas!

La verdad, nunca se me pasó por la cabeza escribir acerca de esto; pero sí: hay compatriotas -cada vez más- que celebran San Valentín…y lo hacen en la oficina.

No me meto en qué celebra la gente. Antes que bien que les gusta celebrar, tienen con qué, tienen por qué y (lo más importante en esta fiesta, jejeje) tienen con quién. Bendecidos y afortunados porque, si no, qué gracia habría… cada quién que haga de su capa un sayo…

Pero me quiero referir hoy es a aquellos detallitos melosos que he visto desfilar por las recepciones de las oficinas; y que creía reliquias de mal gusto salidas de algún capítulo de Betty la Fea…hasta que vi la primera.

Era uno de esos desayunos que mandan a domicilio, con todo y peluche. Casi me muero; aunque tal vez influya aquello de que no soy muy fan de los peluches, ni de los desayunos en la oficina; y ese regalo reunía ambas cosas en el mismo sitio.

Pero es que tampoco soy fan de recibir ese tipo de detalles en la oficina. Eso es como más de la intimidad; y la verdad, no entiendo cómo hace la gente para recibir fresca detalles de los novios en sus sitios de trabajo. Mejor que los dejen en la portería o los entreguen en mano por la noche, ¿no?

Ahí perdonan lo simplona; pero es que siento que la oficina debe ser para trabajar, y no un sitio donde hagamos pública nuestra vida privada.

This entry was published on February 14, 2020 at 9:00 am and is filed under Vida oficinera. Bookmark the permalink. Follow any comments here with the RSS feed for this post.

3 thoughts on “San Valentín corporativo

  1. Fui testigo en mi oficina de una serenata a las 4 pm, no con ocasión del día del amor y la amistad, sino como muestra de arrepentimiento y ruego de perdón.

  2. Ridículo pero común en Colombia, tomar como propias celebraciones o costumbres que jamás ha sido nuestras y más ridículo todavía el detalle del desayuno en la oficina o la serenata de la que habla el comentarista. Esa costumbre de copiar solo ha hecho que las personas vayan perdiendo su identidad y lleguen aún a expresar frases y nombres en inglés, considerando que suena más elegante o “play” como dicen ahora, que hacerlo en su idioma nativo.
    “El que pierde sus raíces, pierde su identidad”, jamás será de allí y siempre se sentirá menos por ser de aquí.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: