…y hablando del Coronavirus…

…es importante hablar aquí acerca de ir enfermo al trabajo. Y, más que hablar de ir enfermo al trabajo; hablar de la necesidad compulsiva que tienen algunas personas de ir a trabajar estando enfermas.

Por favor, ¿qué es eso? ¿Es que lo que hacen es tan excesivamente delicado y crucial para el destino de la Humanidad, que es estricta y absolutamente necesario que ustedes estén presentes siempre? ¿Es absolutamente imposible que dediquen un día, por lo menos, a cuidar la etapa más violenta de una enfermedad?

Tengan en cuenta, por favor, que venir enfermos de algo contagioso al trabajo llega a tener un impacto por meses sobre la salud y sobre la moral de un equipo de trabajo. La peste va pasando de persona a persona; enfermándolos eventualmente a todos. Y así no hay quién trabaje; porque siempre habrá alguien de baja a quien cubrir y el resto del equipo estará trabajando a marchas forzadas, lo que incidirá forzosamente sobre su desempeño.

Por favor, trátense como seres humanos. Están hechos de carne, no de partes; y lo que se dañó no es reemplazable en el corto o largo plazo. Es una situación de cuidarse, al menos para pasar el malestar y hacer la vida un poco menos maluca en el primer día o dos de la enfermedad, cuando los síntomas son más difíciles y hay, incluso, brotes de fiebre. Lo que estoy pidiendo no es particularmente subversivo, al fin y al cabo…

Comprendo que en una compañía de más de 1.000 personas deban tener procedimientos estandarizados y ser estrictos, pues hay turnos establecidos. Aquí, debo admitir que tomo ventaja de trabajar en una empresa pequeña; por lo que suelo ser el tipo de persona que prefiere que los empleados se vayan a pasar el malestar en sus casas, y no lo compartan con los demás miembros del equipo.

Si es muy urgente que tomen parte en alguna reunión, o que envíen algún archivo necesario para un proyecto, pueden hacerlo desde sus casas (Dios bendiga Internet), pues los únicos virus que transmite la banda ancha, son los informáticos; y para esos ya tenemos protección.

This entry was published on March 6, 2020 at 9:00 am and is filed under Reflexiones Financieras, Vida oficinera. Bookmark the permalink. Follow any comments here with the RSS feed for this post.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: