Qui va piano, va sano e va lontano

El viejo refrán italiano titula este elogio de la lentitud.

A quien haya visto cualquier película de negocios, y crea que los grandes negocios se cierran en cuestión de días (o incluso de semanas) lamento informarle que se equivoca de medio a medio: los grandes negocios, los que son como los grandes cambios en las capas tectónicas de la tierra y llegan a tener consecuencias telúricas sobre las economías se demoran no meses -años- para fermentar y llegar al punto en que son anunciados a la prensa.

Es que este tipo de negocios son complejos: su entramado se extiende por varias jurisdicciones, pues son compañías transnacionales que sirven en varias industrias; lo que añade complejidad a sus operaciones. Sus consecuencias son complejas de proyectar (incluso para el más avezado de los planificadores financieros o legales) debido a los cambios de gobierno o legislativos, las fluctuaciones de divisas, las redes de cooperación internacional y los movimientos de mercados internacionales, que sobrecargan cualquier modelo financiero que se discuta en una mesa.

Así que, aunque los negocios generalmente van rápido -sobre todo los bursátiles- y es posible ver una diferencia con respecto, por ejemplo, a las leyes (para muestra un botón: la regulación de Uber y demás aplicaciones en Colombia; o la diferencia abismal que hay entre nuestra realidad de negocios y nuestras entidades gremiales que más que formalizar, ritualizan los negocios), los negocios realmente son un ejercicio de planeación muy preciso para ciertas decisiones puntuales como fusiones y adquisiciones; o entrada en mercados de frontera o emergentes; o cambios pivotales en la estrategia corporativa de cualquier empresa.

Hay demasiados recursos en juego: hay dinero e intereses, es cierto; pero también hay empleos y tiempo de personas invertido en un determinado proyecto, como para tirarlo irresponsablemente a la basura.

Así que ya lo saben, como cita el título de esta entrada, en los negocios es mejor ir lentos, pero seguros.

This entry was published on March 20, 2020 at 9:00 am and is filed under Reflexiones Financieras, Vida oficinera. Bookmark the permalink. Follow any comments here with the RSS feed for this post.

One thought on “Qui va piano, va sano e va lontano

  1. Pingback: …hablando de lo cual… | Through the looking glass

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: