Economía sin corbata

Portada del libro. Crédito: Editorial Destino.

Yanis Varoufakis, exministro de finanzas griego en los momentos más turbulentos de la crisis de deuda soberana europea, es el autor de este libro.

Sigue en él el aforismo de “corto pero sustancioso”. En poco menos de 200 páginas consigue no sólo hacer un paseo por los conceptos fundamentales de la economía (fue admirable cómo explicó conceptos como el Modelo de Solow o la Tragedia de los Comunes en menos de una hoja, cada uno), usando palabras sencillas y ejemplos de todos los días, para la comprensión del público, sino hacer también un valioso y muy urgente llamado a la acción: que la economía debe “quitarse la corbata”. Tiene que dejar de ser algo que le pertenece a unos señores elegantes que hablan con unas palabras rebuscadas o con un significado extraño, y volverse cosa de todos los días. No por nada es que aparece en las noticias.

Es más, que la economía debe volver a ser patrimonio común; no algo privatizado. Y para ello se necesitan ciudadanos comprometidos y conscientes de su papel y de las circunstancias históricas en las que estamos viviendo. Porque, a la hora de la verdad, la economía somos todos y la hacemos todos día a día; pero para darnos cuenta del aire que respiramos necesitamos comprender, como en la historia de los peces, que es el océano -y no simplemente agua- lo que nos rodea. Y eso también es un camino en sí mismo.

Si no, que nos lo recuerde Bill Clinton:

“¡Es la economía, estúpido!” (lema de su campaña presidencial de 1992)
This entry was published on March 15, 2021 at 9:00 am. It’s filed under Lectura and tagged . Bookmark the permalink. Follow any comments here with the RSS feed for this post.

One thought on “Economía sin corbata

  1. De acuerdo, creo que la clave está en lo simple, de esa manera, los que creen que todo puede ser regalado, entenderán por qué no, asimilaremos y tendremos herramientas para juzgar la política monetaria, la inflación, las reformas tributarias, por qué la economía mundial afecta para bien o para mal la nuestra. De esta forma, los bancos unas veces tan vilipendiados -algunas con justa razón por su ambición desmesurada- medirían sus políticas hacia el cliente, el que sabemos comprendería por qué no se trata de imprimir billetes y solucionado el problema. El problema es que los técnicos lo enredan cada vez más, pienso que con algún ánimo oculto, y vivimos engañados o juzgamos negativamente algo que puede ser beneficioso. Finalmente creo que algo estamos haciendo mal en todo el mundo, desde que cada vez los pobres son más pobres y los ricos, más ricos. Y más aún, los del tercer mundo, no hemos podido salir de esta categoría.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: